9 de enero de 2017

Vidita ey



























Vida
dejame caer en tus túneles,
atravesar tus entrañas
beber de la sangre del río
vida! dejame beber la sed!
encontrarme y olvidarme
y encontrarme otra vez
abrazada a un espacio azul
donde todo se agigante
donde todo esté dispuesto
para ser explorado
oído mordido cruzado trepado
VIDA
dejame vivir de una vez
en vos,
tan insistentemente guerrera
tan insistentemente despierta y vagabunda.
Hay
 un
secreto
 guardado en
un papelito,
se lo han llevado las hormigas
para luego cruzar el puente.
Ves?
sigo estando en el mismo sitio
empecinada sigilosa rabiosa enérgica expandida
ves?
no es esto lo que queríamos?
estar viajando en un rayo
encendido por un dios disfrazado de oruga?
Vida
dejame ser atravesada por el tiempo
a la par
de tu fiebre incesante
del galope firme que se hunde
buscando espacio entre las venas,
ese caballo loco y obstinado
que se sumerge en la piel
para brotar después
hacia el aire hacia las flores.
Ves?
no hay separación, ni miedo ni nada
que
no puede ser reinventado gracias al amor.
Vida
dejame temblar adentro tuyo
dejame salir a la calle
a los días
a gritar
lo que sea
dejame gritar al viento
con vos en mí
con vos en mí.


Texto / fotografía por Cande
Modelo: Marina Reynoso










7 de enero de 2017

lanadamis


















Exiliarme.
Salir al mundo
salir de este mundo
salir de lo que me han dicho
que es el mundo
salir de un mundo para entrar en otro.
Pequeño universo
contraido
o multiplicado en un fractal,
gotas amarillas sobre
mi respiración cansada,
cemento quieto
inmovilidad creciente.
Fiebre aguda
ganas de correr
de saltar.
de unir lo que falta ser unido
para empezar la travesía.

foto / texto por Cande

2 de enero de 2017

soledad

Él cree que no hago nada.
Él no sabe qué es lo que hago.
Él no se asoma a mi mundo.
Él no me conoce.
Él quiere que haga cosas útiles,
no poemas, no poemas.
Él cree que un poema
no puede salvar al mundo.
Él no me conoce.

El niño mitad ave me dibuja. Soy yo quien lo traiciona quien lo sacude y lo espanta quien lo abandona lejos. Del libro Curuzú /...