Entradas

Cosas del nacer (más)

Muevo el aire
desenredando la sombra.
Recuerdo la matriz
el primer paso.
Reconozco el origen.
Percibo un orden.
Avanzo entre algas
hasta el nacimiento.
Todo está por hacerse.
Por decirse.
Soy el gesto previo
al impulso certero.
Todo es
contemplación de la vida
que se manifiesta
en todas las direcciones.
Recupero gota por gota
el universo olvidado.
Abro los ojos
frente a la gran puerta
de la creación.
Mezclo materia y sonido.
Soy pájaro pez piedra.
Desenvuelvo las formas de papel
las nubes los muros
todo lo que aleje enturbie distraiga
de lo verdadero.
Destruyo los balcones
quito las flores
recompongo los bordes del cielo.
Observo lo que es
cuando no hay
ni intentos ni abandono.
Ni persecusión,
ni lucha.






Rapsodia constante

Imagen
Los tallos de las flores
los ves?
están vivos?
alguien ha dicho: dejalos atontarse frente a la caja boba.
Trepo a una bicicleta y redescubro cristales o
basura amontonada formando una obra de arte,
la mejor composición
restos de naranjas
una muñeca rota
vidrios turquesas
papel metalizado
en medio de eso
levantás la vista  y un avión de los que
dejan estela
sólo que la estela en lugar de blanca
es rosada
así se realiza la belleza
de manera ininterrumpida
para los que quieren, ahí, mirar.





"Cruza el amor..."

Imagen
Quisiera que
leas lo que escribo,
entenderías
que esto es lo que soy.
Quisiera anular
la eterna secuencia
de tener que demostrar
quien uno es.
Quisiera que mis ojos
te dieran todo lo que necesitás saber.
Quisiera sólo un puente
sólo un puente en el silencio.






Amar aquí

Imagen
Si permanezco en silencio
puedo oir mejor
las hojas quebrándose
el vuelo de un colibrí astillando el aire
un par de piedras que dejo caer de mis manos
para que rueden hacia un nuevo observador.
Si permanezco en silencio
puedo ver
que cada persona
cada ser
es una puerta
y cruzarla es expandirme
es entrar en otra dimensión posible.
Si permanezco en silencio
las aguas
de todos los ríos y los mares y las lluvias
se unen en mí
y puedo llegar lejos
en una embarcación
hecha de hojas y piedras y plumas y palabras.
Si permanezco en silencio
el amor
deja caer los velos
y todo es bello y digno de ser amado
de ser respetado
de ser percibido.
Si permanezco en silencio
vuelvo
y volver es una casa
cubierta de enredaderas
con una bicicleta y una nube
y un mantel amarillo
con una mariposa negra
que me llama y me busca y me dice
estoy acá estoy acá
mirame.








Amor aquí

Imagen
Mirar siempre
con amor.
Tanto el aire
como los puentes
las rosas
lo que escapa
los pasos
su huella
los libros
las ventanas
lo que canta.
Andar por estas calles
andarlas con amor.
Observar el reflejo
de un haz de luz
atravesando la conciencia.
El despertar.
Los hilos que surgen
en mi ombligo
y se llenan de pájaros.
Dar amor tan así
tan porque sí
secretamente
o completamente abiertos.
Ser luz en la luz.
Ver en los otros
los indicios de esa luz
que de cuerpo a cuerpo
se continua.
Sabernos rodeados
de seres que respiran
y están ahí
disimulados
silenciosos
¡están ahí!
es magia saber
que duermen en nuestra respiración
aparecen o se anulan
con nuestro pensamiento.
El amor va cubriendo
los espacios celestes
y aparta del camino
el viento demorado
entre diamantes
la ilusión donde creemos transcurrir.
El amor es el puente
y la meta
el aire
y el sentido
el calor
y el órden,
el único órden verdadero y posible.




El aparecido

Imagen
El aparecido
Resulta que pienso  en que me diría ese que no está. Seguramente me miraría a los ojos buscando explicaciones buscando respuestas. Resulta que estoy pensando en que la memoria del país pende de un hilo la justicia del país pende de un hilo la educación del país pende de un hilo. Entonces vos te aparecés en la maraña de los días agitados y me preguntás a mí ¿qué es lo que queda en ustedes del sueño libertario? ¿del sueño revolucionario? ¿de ese intento de país? Y me decís que nos ves distraídos y cansados, vos te aparecés y me decís que la herida fue más profunda de lo que creímos que podía ser, que los años sólo siembran desmemoria, el andar por un camino cada vez más angosto ignorando que las lágrimas vienen de lejos. Resulta que te escucho pensativa a punto de llorar por no poder dimensionar qué dirían todos los que faltan. Entonces me calmás, me decís que las batallas se libran también en el día a día poniendo amor en lo que se hace, me decís que aguante que no me rinda que algún día el mundo sonreirá para los má…

La apariencia donde se oculta la materia

Imagen
Intento no traicionarme, no confundir oro con fuego, agua con bendición, campos de trigo con paz permanente. Intento tener los ojos bien abiertos sabiendo cómo y hacia dónde y cuándo. Pretendo dejar de lado la parafernalia de querer ser. Pretendo ser pero luminosa en mi centro, tenaz en mis batallas, feroz ante el desconcierto.


Fotografía / Poesía por Cande Rivero